martes, 28 de julio de 2015

"Mulholland drive", de David Lynch. La vida es sueño...


Película norteamericana de 2001, del director David Lynch. Vista cuando se estrenó, y por segunda vez en febrero de 2015.
Recibió varios premios en 2001: el premio César a la mejor película extranjera, premio BAFTA al mejor montaje, premios al mejor director en Cannes y Toronto, entre otros.
Betty (Naomi Watts), una joven aspirante a actriz, llega al apartamento de su tía (Ann Miller) en Los Ángeles, dispuesta a conseguir trabajo en el mundo del cine, pero se cruzará con Rita (Laura Harring ), amnésica después de un accidente de coche en Mullholland Drive, y que lleva en el bolso una llave azul, dinero en efectivo y el recuerdo de un nombre, Diane Selwyn. A partir de aquí empiezan a investigar la identidad de ella, a la vez que Betty hace una prueba para una película (excelente Watts) dirigida por Adam Kesher (Justin Theroux), que depende de la maquinaria de Hollywood y del dinero de los productores.
La película tiene 2 partes que vienen dadas por el paso del sueño a la realidad, o de la apariencia al ser -o viceversa- en las que los personajes hacen doblete no sólo con sus nombres, sino con la función que cada uno desempeña en la historia.
Considerada por algunos como una "película de culto", para otros, un rompecabezas sin sentido, a mí me parece una obra sugerente, llena de matices y connotaciones, ambigua -por supuesto-, en la que se combinan y entremezclan dos planos: el mundo real y el de los sueños de tal modo que es difícil saber en cuál nos encontramos, aunque eso no tiene importancia porque será la recepción de cada espectador la que compondrá el puzzle que Lynch nos propone. Si a eso añadimos el cine dentro del cine -un sueño dentro de otro-, tema que tanto interesa al director, tenemos todos los componentes de una obra que nos atrapa, visualmente atractiva (fotografía de Peter Deming ) y con música de Angelo Badalamenti. Excelente interpretación de una primeriza Naomi Watts, y del resto de los actores.
Película totalmente recomendable, quizás la mejor de este director y la que mejor refleja su mundo, onírico y de obsesiones, con  componentes de metacine, surrealismo, y cine negro, y sin caer en los excesos de la ininteligible "Inland Empire".



No hay comentarios:

Publicar un comentario