domingo, 22 de noviembre de 2015

"Compulsion" (Impulso criminal). Un alegato contra la pena de muerte.

"Señoría, si no somos bondadosos, más humanos, más considerados y más inteligentes que estos chicos enfermos, sentiré haber vivido tanto tiempo. ¿Creen que se acabará el odio y la crueldad en el mundo ahorcándoles? Señoría, si cuelga a estos hombres retrocederá. No sólo por ellos, sino por todos los hombres. No ruego por estas vidas, sino por la vida misma. Por una época en que podamos vencer el odio con amor. Y aprendamos que todas las vidas son importantes. Y que la misericordia es el mejor atributo del hombre." (Fragmento del discurso del abogado defensor, interpretado por Orson Welles)

Película estadounidense, de 1959, de Richard Fleischer, basada en la novela de Meyer Levin, quien, a su vez, parte de un hecho real: el asesinato de un niño de 14 años en el Chicago de 1924 por dos jóvenes de familias ricas, Leopold y Loeb, que querían demostrar su inteligencia superior a través de un "crimen perfecto".
Esta historia ha inspirado varias obras teatrales y cinematográficas, entre ellas "La soga" (1948), de Hitchcock o "Funny games" (1997), de Michael Haneke.
Vista en la sesión de filmoteca de los cines Albéniz de Málaga en octubre de 2015.
"Compulsion" tiene dos partes claramente diferenciadas: en la primera nos presenta a los dos estudiantes, su ambiente social alto, su nivel intelectual, la dependencia de uno de ellos con el otro, y la realización de un crimen, pretendidamente "perfecto". La segunda parte se centra en el juicio por asesinato, del que han sido acusados, y en el que toma protagonismo su abogado defensor,  (Orson Welles) que, consciente de la autoría del hecho, basa su defensa en evitarles la pena de muerte, en un discurso ejemplar contra la pena de muerte que -desgraciadamente- sigue teniendo sentido todavía hoy en muchos países, entre ellos E. Unidos.
Estupenda la interpretación de Orson Welles, de Bradford Dillman y Dean Stockwell. De hecho, los tres recibieron el Premio al Mejor Actor en el Festival de Cannes de 1959.
Sin entrar en comparaciones con la estupenda película de Hitchcock, merece la pena esta versión de Fleischer por ver a Welles en ese estupendo alegato contra la pena de muerte.

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario