lunes, 14 de septiembre de 2015

Cines con encanto en París

Las estancias en París -por razones familiares- me han permitido en los últimos años conocer esta maravillosa ciudad desde perspectivas que van un poco más allá de la visita turística obligada. Patear o "bicicletear" (estupendo el sistema vélib de alquiler de bicis) la ciudad, sentarse en sus cafés, leer en sus parques - mi preferido el Parc Monceau, por cercanía y dimensiones- ...entre otras actividades, hacen que le vayamos tomando el pulso a la ciudad y que nos impliquemos más en ella. Y no podían faltar los cinémas.  Todos sabemos del amor por el cine de los franceses, del fomento y protección del cine autóctono, de sus revistas míticas sobre el tema: "Cahiers de cinéma", de sus grandes realizadores (Lumière, Renoir, Clouzot), de la "nouvelle vague", de la importancia de la Cinématheque para muchas generaciones (antes en Trocadero, ahora en la zona este, en Bercy)..
Pero hoy quiero hablar de algunas salas de cine muy especiales, y en las que he tenido oportunidad de estar: Le Louxor, Marc Mahon, y Le Grand Rex, que junto con el Studio 28 -pendiente para la próxima ocasión- son algunos de los cines de París que tienen un encanto especial y una historia detrás. Por supuesto que están también todas las cadenas de cines más comerciales  en Balzac, en Montparnasse ("Les Paranassiens"), o en Champs Elysées en los que he vuelto a ver "Magical girl" de Carlos Vermut, aquí con nombre y reclamo español: "La niña de fuego", y con cita de Almodóvar en el cartel, director que está casi siempre presente en las salas de cine en Francia (este verano en el cine "L'Odisée" de Strasbourg, con "Femmes au bord de la crise de nerfs"). 

Le Louxor (Fachada y terraza)  Foto de Luc Boegly

Le Louxor se encuentra en el Boulevard de Magenta, en el cruce de Barbés-Rochechouard, justo enfrente de la parada de metro del mismo nombre, en una zona muy popular y viva, con comercios y residentes de origen árabe. Se inauguró en 1921 y estuvo funcionando hasta los años 80, reabierto luego como discoteca durante unos años, finalmente se cerró, y fue la movilización de los vecinos: "Action Barbés", los que presionaron a la administración para que se restaurara y volviera a su función de cine, haciéndose cargo finalmente la ciudad de París de su restauración abriendo sus puertas de nuevo en 2013. Tiene 3 salas de diferente aforo y estética y ofrece cine clásico, no comercial e infantil en horarios amplios, de la mañana a la noche, y con la entrada se tiene derecho a acceder a la terraza. Estuve en 2014 viendo "Play Time", de Tati. Todo un placer... 





El Cinéma Mac-Mahon se encuentra situado en la avenida Mac-Mahon, a escasos metros del Arco de Triunfo (Metro Charles de Gaulle), lugar por donde he pasado en muchas ocasiones a lo largo de estos últimos años, pero ha coincidido que ha estado cerrado durante parte del verano o por actos particulares y ha sido en agosto de 2015 cuando he tenido la oportunidad de entrar en este cine clásico, que se inauguró en 1938, y que dio a conocer el cine norteamericano tras la Liberación, y, posteriormente las películas de la "nouvelle vague".  Es una pequeña joya, con una sala, que presenta cine de "arte y ensayo", repertorio clásico, y en el que se hacen también "premiéres" o presentaciones de películas. He visto recientemente con unos amigos: "Indiscret", de Stanley Donen, y "Les Enchaînés", de A. Hitchcock.






Le Grand Rex está situado en Boulevard Poissonniére, en la zona de los Grandes Bulevares (Metro Bonne Nouvelle), Creado en 1932, es una de las salas de cine más grandes de Europa. Espectacular la gran sala con su decoración y la bóveda de estrellas. Estuve hace dos años, y vale la pena visitarlo. Cine más comercial que en las salas anteriores.




Studio 28 es un cine situado en la rue Tholozé, en Montmartre (Metro: Blanche). Inaugurado en 1928, fue el primer cine de vanguardia, lugar de encuentro de pintores, cineastas, poetas... como Abel Gance, Buñuel, Cocteau, etc. Aquí se presentó "La edad de oro" y "Un perro andaluz", de Buñuel. La proyección de "La edad de oro" dio lugar a un gran escándalo y grupos ultraconservadores destrozaron la sala diseñada por Cocteau.
En él se rodó también una  escena de la conocida película "Amélie".
Actualmente ha incorporado medios técnicos avanzados, con una programación muy interesante.

Y todos ellos con tarjetas de fidelización, mensuales o por películas, que hacen que el cine allí, si se dispone de alguna de estas tarjetas, resulte más barato que en nuestro país, a pesar de la diferencia de sueldos. Y a eso le podríamos añadir el precio de los libros y de la cultura en general, penalizada en España con ese desorbitado e injusto IVA que recae sobre ella... 

Publicidad en las calles de París de "La niña de fuego" (Magical Girl)

Cartel en el cine L'Odyssée, de Strasbourg (Alsace)

2 comentarios: