miércoles, 27 de mayo de 2015

"Le mépris" (El desprecio), de Jean Luc Godard. Camino a Ítaca



Película francesa de 1963, del director Jean-Luc Godard, realizador de la "nouvelle vague". Vista en el CAL de Málaga (ciclo "Cine y Filosofía), en marzo de 2015.
Basada en la novela de Alberto Moravia del mismo nombre, pero que va más allá de la crisis de un matrimonio, puesto que es el cine también el protagonista: como producción artística y como negocio.
Paul ( Michel Piccoli), escritor, es contratado para hacer el guión de una película basada en "La Odisea" de Homero, que dirige Fritz Lang (haciendo de él mismo), y que produce el americano Jeremy Prokosch (Jack Palance). Al escritor le acompañará su esposa Camille (Brigitte Bardot) a los estudios de Cineccitá y al rodaje  en Capri. 
En la película se plantean dos temas que están relacionados:
- la crisis matrimonial de Paul y Camille, agudizada por el hecho de que el escritor termine "vendiéndose" al dinero americano, y que utilice incluso a su mujer para ese fin, lo que da lugar al alejamiento de esta y a su desprecio, y
- las relaciones entre lo artístico y lo comercial, y las manipulaciones e intervenciones en la obra literaria, en este caso "La Odisea", para hacerla más comercial. (Muy interesante el diálogo que tienen sobre esta obra el director Fritz Lang y el dramaturgo, las reflexiones filosóficas sobre Ulises y Penélope).
Obra muy interesante de Godard, con tintes autobiográficos, tanto en lo personal (en crisis con Anna Karina) como en lo profesional, en la que refleja muy bien el mundo complejo del cine, con los condicionantes comerciales de los productores; cine dentro del cine, y con un plano más:  la obra de Homero  como punto de partida para hacer la película que dirige Fritz Lang dentro de la película que dirige Godard. Un homenaje al cine, con esa intervención de Lang, y las referencias a "Viaggio in Italia", de Rossellini...
Estupendos los actores. A destacar también la estética de la película: los colores intensos, la fotografía, la ambientación en Capri, en la casa Malaparte, espectacular, del propio Godard, la música de Georges Delerue...y ese final, propio de la tragedia griega, pero tamizada por Godard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario